RiBer 1 – Boca 2: Otro triunfo de papá, para enmudecer el Monumental

Con goles de Cardona y Nández, derrotamos como visitantes a nuestro hijo RiBer por 2-1 y de esta manera seguimos siendo cómodos líderes (le sacamos 9 puntos al segundo y 12 a los de Núñez), cosechando 8 triunfos al hilo en idéntica cantidad de partidos disputados.

Ni con la ayuda del árbitro Pitana pudieron evitar nuestra victoria, obviamente la azul y oro les da miedo a nuestros hijos y por eso siempre terminamos festejando.

El partido comenzó a tener intensidad justo sobre el cierre del primer tiempo (42’), cuando Nacho Fernández se fue expulsado cuando le dio un planchazo en el pecho a Cardona y luego de esa infracción el propio colombiano se encargó de clavarla en el ángulo para decretar el 1-0.

En el complemento parecía que en cualquier momento conseguíamos otro tanto, sin embargo, a los 16’ Pitana “INVENTÓ” un codazo de Cardona a Enzo Pérez y el colombiano se fue injustamente expulsado.

Para mal de males, a los 24’ los locales consiguieron el 1-1 que tanto quería Pitana, tras un zapatazo de afuera del área de Ponzio.

Por suerte a los 28’ se hizo justicia y conseguimos el merecido 2-1, tras un excelente pase-centro de Pablo Pérez para Nández, y el uruguayo le pegó como venía para enmudecer el Monumental.

Lamentablemente no pudimos ampliar la diferencia, a pesar de generar varias contras claras, pero es un detalle menor teniendo en cuenta la importancia de conseguir una victoria tan relevante ante nuestro clásico rival.

Los números por ahora son perfectos, ya que ganamos los 8 partidos que jugamos, tenemos 21 goles a favor y sólo dos en contra y le sacamos una diferencia muy grande de puntos a todos nuestros perseguidores.

Para finalizar, dejamos la letra de una de las canciones que más disfrutamos cuando le ganamos a nuestro hijo RiBer: “Otra vez será, otra vez será, otra vez será Gallina, otra vez será…”.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *